En esta sección

DISNEA O DIFICULTAD PARA RESPIRAR

Disnea o dificultad para respirar

La información que encuentras a continuación fue previamente revisada y curada por un profesional de salud, sin embargo, no reemplaza la consulta con tu médico. Para acceder a un diagnóstico preciso y personalizado es importante agendar una cita médica.

Tus servicios de salud, ¡fácil y rápido!

Más de 20 especialidades, Orientación por chat, Pruebas Covid-19, Médico en casa, ¡y más!

Qué es

Es un concepto médico que hace referencia a la dificultad para respirar o a la falta de aire. Por lo general, se describe como una opresión intensa en el pecho, una sensación de ahogo o falta de aliento. De acuerdo al tiempo de evaluación se puede clasificar entre aguda (horas y días) y crónica (semanas, meses).

Algunas personas pueden sentir una disnea sin padecer un problema médico y con solo hacer un poco de ejercicio; caminar o subir escaleras. Otras pueden sentirla como consecuencia de una enfermedad pulmonar.

Tipos de disnea

Existen tres tipos principales de esta afección:

Es aquella producida por el esfuerzo física, que alivia o desaparece con el reposo.

Aparece por la posición decúbito al acostarse y se alivia al sentarse o al ponerse de pie.

Su característica principal es que aparece en la noche y que despierta al paciente.

Signos

Los síntomas frecuentes de una disnea son:

  • Dificultad e incomodidad para respirar
  • Incapacidad para obtener la cantidad de aire necesaria y suficiente
  • Rigidez en el pecho
  • Sibilancia al respirar
  • Sensación de opresión, ahogo o sofocación
  • Cansancio, fatiga o agotamiento

CHATEA CON UN MÉDICO GENERAL

Por solo $8.700, resuelve tus inquietudes de salud a través de una orientación médica profesional vía WhatsApp.

Causas

Existen diferentes causas que pueden desencadenar una disnea como la altura, el ejercicio extenuante o las altas temperaturas. También se puede presentar por una obstrucción de los conductos de la nariz o la garganta o en personas con problemas cardíacos tales como latidos irregulares, acumulación de fluidos alrededor del corazón, insuficiencia cardiaca, entre otros.  

Los problemas pulmonares como neumonía, toxicidad pulmonar, neumotórax, acumulación de fluidos en los pulmones, infección de las vías respiratorias superiores (IVRS), asma, enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC),  entre otros, también podría desencadenar una disnea. Hay otros factores de riesgo que pueden aumentar las posibilidades de padecer una disnea como el consumo de tabaco, los agentes ambientales irritantes y las enfermedades crónicas como fibrosis pulmonar o bronquitis crónica.

Estas son las causas que comúnmente se asocian a este síntoma, sin embargo, pueden variar de acuerdo al estado de salud general del paciente. Acude a tu médico de confianza para evaluar las causas, síntomas y el tratamiento.

Cuándo acudir al médico

Ante una dificultad para respirar sin causa aparente, en especial si es intensa y aparece de repente, es importante acudir al médico para revisar las causas y factores de riesgo. Dentro de los síntomas que más generan preocupación y que requieren la consulta de un especialista de inmediato están:

  • Dificultad respiratoria en reposo
  • Disminución del nivel o pérdida de consciencia
  • Confusión
  • Molestia en el pecho
  • Pérdida de peso

La valoración y el diagnóstico de la disnea se realiza en función de los síntomas, la edad y los factores de riesgo. En primer lugar, el médico indaga sobre los síntomas del paciente y su historial médico realizando preguntas como: 

  • ¿Cuándo comenzó la sensación de falta de aire?
  • ¿Situaciones como el esfuerzo, el ejercicio o el clima la desencadenan o empeoran?
  • ¿Inició de forma gradual o repentina?

También hace una revisión de los antecedentes médicos y familiares, y por último continúa con una exploración física que se centra en los pulmones, el corazón y las vías respiratorias altas. Los exámenes de diagnóstico que se pueden realizar son pruebas de sangre, ECG, radiografía del tórax, prueba de esfuerzo, ecocardiografía, entre otros. 

El tratamiento de la disnea depende del estado del paciente y de la causa desencadenante de la dificultad respiratoria. Puede incluir medidas no farmacológicas como ejercicios respiratorios, aire fresco, técnicas de relajación, entre otros, y otras como oxígeno suplementario mediante cánulas nasales o mascarilla facial y sistemas de ventilación mecánica.

Referencias bibliográficas

  1. Kasper, L.D; Fauci, A.S; Hauser, S.L; Longo, D.L; Jameson, J.L; Loscalzo, J. Disnea (cap.3). Harrison Manual de Medicina, 19 ed. Recuperado de:  (Consulta aquí) 
  2. MedlinePlus. (2019). Dificultad para respirar. (Consulta aquí
  3. Fiszson Herzberg, V.; Rubinstein Aguñin, P. (enero – marzo de 2012). Disnea persistente sin causa orgánica: un caso de base psicosomático.  Revista de Neuro-Psiquiatría. Recuperado de: (Consulta aquí)
¿Qué tan útil te pareció este contenido?

Los síntomas más buscados

Los síntomas más buscados en los últimos 30 días

1

Qué es la conjuntivitis

Conjuntivitis

Es una de las afecciones oculares más frecuentes y hace referencia a una infección o inflamación en…

2

Síncope

Síncope

Síncope es el término médico usado para referirse a un desmayo o a la pérdida pasajera del conocimiento.

3

Disnea o dificultad para respirar

Disnea o dificultad para respirar

Es un concepto médico que hace referencia a la dificultad para respirar o a la falta de aire.

Agenda una cita con especialistas médicos