En esta sección

IMPOTENCIA

Impotencia

La información que encuentras a continuación fue previamente revisada y curada por un profesional de salud, sin embargo, no reemplaza la consulta con tu médico. Para acceder a un diagnóstico preciso y personalizado es importante agendar una cita médica.

Tus servicios de salud, ¡fácil y rápido!

Más de 20 especialidades, Orientación por chat, Pruebas Covid-19, Médico en casa, ¡y más!

Qué es

Impotencia es el término usado para describir de forma coloquial la imposibilidad o incapacidad de un hombre para conseguir la erección del pene, debido a causas físicas o psíquicas. Sin embargo, el término médico es el de “disfunción eréctil”.  

Cuando se presenta disfunción eréctil no se logra mantener una erección suficiente del pene para lograr una actividad sexual satisfactoria, para el hombre y para la mujer. Esta situación en realidad puede ser frecuente: en algún momento, un hombre entre los 40 y 70 años puede experimentar impotencia. 

Sin embargo, los hombres más jóvenes también pueden presentar disfunción eréctil causada por conflictos personales, falsas expectativas sexuales, antecedentes de abuso sexual, malos hábitos, entre otros factores.

Precisamente, en torno al tema existen muchos mitos y creencias culturales que evitan que algunos hombres consulten con un médico y obtengan ayuda o solución para la disfunción eréctil. Además, asegurar que con la vejez llega la disfunción eréctil, no es en realidad del todo cierto. Ya que cuando la persona mantiene un buen estado de salud, no presenta enfermedades cardiovasculares, ni consume ciertos tipos de medicamentos puede tener una vida sexual sana y placentera.

Una medida preventiva frente a la impotencia sexual masculina o disfunción eréctil es mantener relaciones sexuales periódicas con la pareja, y adoptar un estilo de vida saludable: no fumar, evitar consumir alcohol, comer de forma balanceada (menos grasas) y realizar actividad física. Adicional, siempre establecer una buena comunicación con la pareja, hablar, buscar juntos soluciones e incorporar masajes y juegos estimulantes.

Signos

La impotencia sexual masculina o disfunción eréctil no debe confundirse con otros problemas sexuales como: falta de deseo, trastornos del orgasmo, alteraciones de la eyaculación (prematura, retrasada). 

El signo más visible y principal de la impotencia es el cambio en la calidad de la erección del pene. Dicha erección es menos rígida y se mantiene por poco tiempo. Es decir, en algunas ocasiones, se puede presentar la erección, pero no por el tiempo necesario para una relación sexual placentera o cada vez que se desea, esto puede ser un signo de disfunción eréctil. 

La impotencia puede clasificarse en leve, moderada o grave; lo cual siempre lo determinará el médico especialista de acuerdo con los antecedentes, la situación psicológica del paciente y sus hábitos.

  • Enrojecimiento en uno o ambos ojos
  • Inflamación de la parte blanca del ojo o del interior de párpado
  • Aumento en la cantidad de lágrimas
  • Lagañas en las pestañas o los párpados
  • Enrojecimiento
  • Lagrimeo
  • Sensación de tener un cuerpo extraño

CHATEA CON UN MÉDICO GENERAL

Por solo $8.700, resuelve tus inquietudes de salud a través de una orientación médica profesional vía WhatsApp.

Causas

Entre las causas más comunes de la impotencia o disfunción eréctil están la incapacidad de los vasos sanguíneos localizados dentro del pene para almacenar la sangre; daño en los nervios del pene, bloqueo de las arterias, bajos niveles de testosterona (hormona masculina). 

Por otro lado, existen algunas enfermedades que pueden afectar los vasos sanguíneos y restringir el flujo sanguíneo hacia el pene. Por ejemplo, la diabetes, la hipertensión, el exceso de colesterol o las enfermedades cardíacas.

Luego de una lesión traumática en la zona del pene o una cirugía de próstata también puede presentarse impotencia sexual.

Otras causas impotencia sexual masculina o disfunción eréctil pueden comprender:

  • Medicamentos para el tratamiento de enfermedades como la hipertensión y la depresión.
  • Malos hábitos como tabaquismo, consumo de drogas y alcohol excesivo pueden generar la ausencia de erección del pene.
  • El estrés, la depresión, y la ansiedad también influyen en la capacidad sexual de un hombre.

Estas son las causas que comúnmente se asocian a este síntoma, sin embargo, pueden variar de acuerdo al estado de salud general del paciente. Acude a tu médico de confianza para evaluar las causas, síntomas y el tratamiento.

Cuándo acudir al médico

Si la impotencia sexual o disfunción eréctil persiste por más de tres meses y no se debe a situaciones o sucesos de estrés, abuso de alcohol y drogas; enfermedades transitorias es mejor consultar al médico especialista, en este caso un urólogo.

Para un correcto diagnóstico el doctor revisa la historia clínica del paciente para indagar sobre medicamentos, antecedentes de la salud mental, descripción de la actividad sexual; adicional realiza un examen físico para explorar el área genital y la próstata. 

Si es necesario, y según cada caso, el especialista podrá ordenar exámenes de sangre para medir los niveles de testosterona, pruebas de respuesta eréctil, radiografías, ecografías o remitir a un psicólogo cuando no se encuentra una causa orgánica.

Referencias bibliográficas

  1. Manual MSD, Versión para público general. (2020). Disfunción eréctil(Consulta aquí) 
  2. Medline Plus. (2020). Problemas de erección. (Consulta aquí
  3. Mayo Clinic. (2020). Disfunción eréctil  (Consulta aquí)
¿Qué tan útil te pareció este contenido?

Los síntomas más buscados

Los síntomas más buscados en los últimos 30 días

1

Qué es la conjuntivitis

Conjuntivitis

Es una de las afecciones oculares más frecuentes y hace referencia a una infección o inflamación en…

2

Síncope

Síncope

Síncope es el término médico usado para referirse a un desmayo o a la pérdida pasajera del conocimiento.

3

Disnea o dificultad para respirar

Disnea o dificultad para respirar

Es un concepto médico que hace referencia a la dificultad para respirar o a la falta de aire.

Agenda una cita con especialistas médicos